Acampar puede ser el mejor alojamiento

Al igual que las grandes ciudades atraen personas que buscan mejores oportunidades laborales, estas también suelen ser los primeros destinos a nivel turístico. La vida nocturna, la concentración de extranjeros y la facilidad de hospedaje y transporte suelen ser los puntos claves.

Las rutas de ecoturismo, usualmente, son las menos transitadas y, por esa razón, muchas veces carecen de ese desarrollo urbanístico que hace que desplazarse y alojarse sea sencillo. Varias zonas remotas se encuentran a kilómetros de distancia de hostales, estancias y hoteles. Sin embargo, hay muchas locaciones que ofrecen otra modalidad de estadía, zonas de camping para quienes deseen vivir una aventura en una tienda de campaña.

¿Por qué acampar?

Quizá pienses que acampar solo puede hacerse si es estrictamente necesario, pero esto está muy lejos de la verdad. Aunque sí es cierto que muchas personas a veces son obligadas a acampar por falta de alojamientos en la zona, en varias ocasiones esta puede ser una elección propia, especialmente en la Argentina, pues, al igual que existen zonas de camping en pequeños lugares, en ciudades grandes como Buenos Aires también puedes encontrar lugares para acampar, así estarás cerca de la capital, sin estar directamente en ella.

Estos campamentos te dan comodidades por un módico precio como baños para que puedas asearte, lugares para hacer grill y, en la mayoría de los casos, electricidad. A pesar de no ser alojamientos lujosos, te permiten obtener ciertos beneficios por un precio mucho menor que el de los hostales u otras estancias. Además de eso, podrás conocer otras personas que se dirigen hacia las mismas rutas, por lo que podrías encontrar acompañantes para tu viaje que también disfruten del ecoturismo.

Si no deseas pagar nada y no te importa contar solo con tu tienda de campaña y tus ganas de aventura, hay diversos parques naturales como el Parque Nacional Los Glaciares que, aunque solo ofrece el servicio de baño, permite acampar de forma gratuita.